Publicidad y Salud o guerra de precios… que hago?

Rio Revuelto ¿Que pasa en el mundo de la odontología y sus especialidades?

 

Las diferentes especialidades de la odontología, siguen siendo competencia tanto del generalista como del especialista o postgraduado, ya sea que éste último haya adquirido sus nuevas habilidades por medio de cursos de formación presencial, semi presencial, por módulos e incluso en la modalidad Online.

El conocimiento está al alcance de todos, no así la práctica en pacientes. Los cursos de especialidades en la modalidad presencial realizados en Universidades públicas o privadas, que tengan facultad de Odontología, suelen ser los más completos y en los que los estudiantes de postgrado practican en pacientes reales bajo supervisión, durante dos o tres años según la especialidad elegida.

La realidad es que en España, no hay orden ni concierto en cuanto a la formación posterior a la obtención del grado en Odontología. El ministerio de educación o Sanidad Española no intervienen. El consejo general de colegios profesionales hace muy poco o nada.

Se da el caso de que algunos profesores o catedráticos de Universidad, tienen montados sus propios programas de formación continua; con programas reducidos, impartidos en salones de hotel y prácticas en su propia clínica. Una vez más río revuelto y los pacientes no lo saben.

Como odontólogos o estomatólogos, todos podemos ejercer legalmente cualquiera de las ramas de la odontología pero para nuestros pacientes, hay una gran confusión al respecto, no saben cómo está estructurada la carrera de grado ni cual debería ser la formación posterior más adecuada para que su dentista pueda realizar un trabajo impecable.

A esta situación de río revuelto, hay que sumar la incorporación de las clínicas/negocio al mercado de la salud dental, las franquicias y consultas/negocio así como las compañías aseguradoras, han introducido una guerra de precios y publicidad engañosa, difícil de entender por el no iniciado; algunas con la connivencia de las entidades bancarias que autorizan créditos de los cuales el cliente no se puede desprender aunque el producto resultante sea poco satisfactorio. Otras con un sistema de estafa similar a la de los centros de enseñanza de Ingles “pague ahora aprenda mañana o nunca”, gran escándalo de hace mas de una década.

Así los pacientes totalmente desorientados, acuden a la consulta que les venga mejor por zona, o que les ofrezca algo grátis, en algunos casos ni siquiera tienen opción a conocer otras alternativas de tratamiento. Se encuentran con un captador de “clientes” en la misma puerta de la clínica, suele ser una persona encantadora y preparada para convencer al “cliente” de lo que haga falta y así, sin darse cuenta, muchos pacientes salen de algunas consultas con una dudosa limpieza de boca gratis, un presupuesto (que no diagnóstico) y un crédito firmado para un tratamiento que en ocasiones no es necesario o no se llega a efectuar.

Nuestras recomendaciones antes de acudir a cualquier profesional de la salud, son:

Pida referencias, busque opiniones en la red, solicite siempre un diagnóstico y un informe por escrito bien detallado y finalmente un presupuesto claro, sin sorpresas o letra pequeña.

Es muy triste y personalmente me resulta desolador que nuestra hermosa profesión o la honestidad de todo el colectivo sea puesta en entredicho.

Por su propia seguridad y la de sus hijos, no pida presupuesto, pida un diagnóstico y medite bien su decisión final antes de firmar un consentimiento, un presupuesto o un crédito.

 

 

by Carina Mora Pimentel