Ortodoncia y Embarazo ¿Es posible? Guía rápida para madres indecisas.

La buena apariencia física es una exigencia cada vez mayor en el ámbito laboral y social, muchas mujeres en edad y con deseos de crear una familia, interrumpen temporalmente su vida laboral, para quedarse embarazadas y tener hijos.

En no pocas ocasiones esas mismas futuras madres, han aplazado la decisión de hacer un tratamiento de ortodoncia por falta de tiempo, por estar muy ocupadas en los estudios o el trabajo y van postergando la decisión para un mejor momento de sus vidas.

En este post, especialmente dirigido a todas aquellas jóvenes que por diversos motivos no tuvieron acceso a una ortodoncia previamente y que durante años han deseado tener una hermosa sonrisa, queremos animarles a que incluyan en sus planes de embarazo el tan aplazado tratamiento de ortodoncia, ya sea con brackets (metálicos o estéticos) o con ortodoncia invisible (Invisalign).

Si partimos de la máxima de que el embarazo no es una enfermedad sino una condición, ortodoncia y embarazo son perfectamente compatibles.

Una duda que surge a muchas mujeres es, si llega el momento del parto y aún llevan brackets… ¿Que ocurre en ese caso? Como protocolo, en la cita de ortodoncia, antes del parto, se coloca una ligadura metálica en 8, de segundo molar a segundo molar en cada arcada, con el objetivo de atar todos los brackets entre sí para que en el caso de que se despegue alguno durante el proceso del parto o si la paciente va a tener una cesárea, la futura madre, el anestesista y el cirujano, tengan la tranquilidad de que no caerán a su boca brackets o aditamentos que formen parte del aparato.

La principal preocupación del personal medico, es que pudieran ser aspirados o ingeridos. Pues bien, al estar atados entre sí, se forma una unidad rígida y larga que en el caso de que se despegase uno o varios, se quedarían atados al conjunto, lo que evita cualquier complicación.

Las pacientes que eligen Invisalign, no tendrán ninguna complicación, solo deben retirar los alineadores durante un día o dos a lo sumo.

Otra duda recurrente son las nauseas del primer trimestre, los brackets no harán que disminuyan por lo que el único cuidado que deben tener es cepillarse cuidadosamente los dientes mas a menudo que en condiciones normales.

Los cambios hormonales no dificultan los movimientos dentarios, sí en cambio podrían afectar a las encías. Algunas madres desarrollan gingivitis durante el embarazo, el cambio hormonal puede ser un factor, sin embargo durante éste período, muchas mujeres se relajan con los cuidados de su boca y comen más entre horas, lo que lleva a hacer cierta la vieja creencia de que cada bebé estropea un poco la boca de su madre durante la gestación; toda futura madre debe saber que siguiendo correctamente su programa de higiene con brackets y moderando el consumo de alimentos cariogénicos, llevará una dieta más equilibrada, no tendrá sobrepeso ni riesgo de aumento de glucemia en sangre (diabetes) y no tendrá caries ni gingivitis.

En definitiva, el embarazo, el parto y los primeros meses de vida de tu bebé puede ser un buen momento para que consigas una sonrisa radiante y un bebé precioso.

Embarazo y Ortodoncia ¿Es el mejor momento?comodidad I

 

 

by Carina Mora Pimentel