¡Cuidado con las redes sociales!

En esta ocasión, no hablaremos de un tema dental, hablaremos de un tema que atañe a nuestros jóvenes y las costumbres de comunicación que impone la vida actual.

Muchos jóvenes, buscan la popularidad más allá de las aulas o los patios de colegios e institutos; ahora se intenta ser popular en la red. Los nuevos Influencers o gurúes de la comunicación son Youtubers, bloguers, Instagramers, algunos lo hacen con una cuidada puesta en escena, otros con una fingida espontaneidad, los menos, tienen suerte y astucia para encontrar algo que haga aumentar sus cartera de seguidores para así conseguir patrocinadores. Es verdad que algunos podrían llegan a conseguir razonables beneficios económicos.  Las modas cambian y los más creativos son capaces de adaptarse y reinventarse, muchos otros desaparecen.

Todo está en constante cambio, el modelo de persona de éxito que a muchos de nuestros jóvenes les motiva, suele ser una persona cuyo curriculum no pasaría de rellenar media cuartilla, con formación básica o media, gran desparpajo y algún talento para manejar un móvil con cámara o su ordenador portátil.

La percepción que tienen del éxito es la de la inmediatez, la suerte y el esfuerzo mínimo de colgar un video domestico gracioso, conseguir seguidores y hacerse un hueco en un medio tan cambiante y caprichoso como efímero.

Los padres debemos tener presente que una tablet, un móvil o un portátil, son una herramienta fantástica para ayudarles en su desarrollo intelectual y social pero deben aprender en casa la diferencia entre un modelo real de esfuerzo y dedicación y lo que es un éxito fortuito y breve, también deben aprender a encajar las críticas o el acoso al que pueden ser sometidos una vez que han compartido algún video gracioso o más personal. Deben entender que los actores de carrera aprenden a gestionar y convivir con la fama y la popularidad, les sean o no favorables, los comentarios de sus seguidores. Para un adolescente, el ataque de un Trol o las malas críticas, el acoso moral o sexual puede ser devastador para su autoestima, puede alterar de forma temporal su vida o lo que es aún peor, hipotecar su futuro.

Algunos expertos en psicología juvenil, sugieren que en las aulas se imparta una asignatura específica para orientar a los jóvenes sobre las buenas prácticas en internet, el uso adecuado de redes sociales, ventajas e inconvenientes, límites y ética.

Todos debemos aprender a movernos en un mundo nuevo y en constante cambio, la seguridad de nuestros hijos debe ser nuestra prioridad, mantener una comunicación fluida con ellos es fundamental para que compartan con los mayores sus experiencias y podamos ayudarles a crecer, madurar y desarrollar su propio criterio sobre lo que es correcto o incorrecto tanto en el mundo virtual como en el real.

by Carina Mora Pimentel