Niños, crecimiento y ortodoncia/ortopedia

prevencion

Muchos padres tienen dudas sobre cuál es el momento óptimo de acudir al ortodoncista, les desconcierta ver que su hijo tiene una carita aún pequeña y le empiezan a salir los dientes permanentes de mayor tamaño y muchas veces en mala posición.

Es normal que el niño tenga apariencia de apiñamiento en un primer momento, poco a poco el crecimiento y el uso de los dientes al comer, va corrigiendo la aparente mala posición, en muchos casos la corrección es espontánea, en otros, si existe compresión, dientes excesivamente grandes alguna anomalía ortopédica, un patrón de crecimiento desfavorable e incluso malos hábitos como chuparse el dedo, empuje lingual al tragar o succión yugal entre otros; puede verse alterado el normal ritmo de recambio de la dentición y aumentar las posibilidades de que los dientes salgan mal colocados.

Un buen momento para consultar al ortodoncista puede ser los 7 años, aunque hay que vigilar desde los 4 o 5 años, que el pequeño no presente mordida invertida de uno o más dientes y vigilar que la mandíbula no se desvíe hacia un lado cuando cierra la boca.

Cuando aparecen los primeros molares permanentes (en torno a los seis/siete años), es un buen momento para valorar si la mordida se va desarrollando bien, los primeros molares también son llamados “La llave de la oclusión”, hay que cuidar los dientes temporales para que no se pierdan prematuramente y que la llave de la oclusión se mantenga siempre en buena posición.

Las visitas de control de recambio dentario  no tienen ningún coste en nuestra consulta, si tiene dudas o simplemente por la tranquilidad de saber que va todo bien, le invitamos a pedir una cita y hacernos una visita con su pequeño, también le daremos buenos consejos de higiene y cuidados para conservar la salud bucal.

No lo dude, ¡Le esperámos!

 

 

by Carina Mora Pimentel