Urgencias de Ortodoncia y Vacaciones

¿Que hago si estoy de vacaciones y algo va mal con mi aparato de ortodoncia?

Por fin empiezan las ansiadas vacaciones, algunos pacientes se trasladan a su vivienda de verano, otros se apuntan a un campamento multiaventuras, hacen un viaje a un país lejano o simplemente se van al pueblo con los abuelos a pasar la temporada estival. En cualquier caso, están fuera de nuestra ciudad y les resulta difícil acudir a consulta si se presenta alguna alteración en su aparato de ortodoncia.

Tanto si el paciente es joven como si se trata de un adulto, el no poder comer porque algo se ha despegado de su sitio o se ha doblado y pincha, roza, molesta o está produciendo una herida; dicha situación, le produce sufrimiento.

Si se trata del mes de agosto es muy probable que no encuentre ningún dentista en activo y su primera reacción ante una emergencia bucal sea de pánico y se pregunte ¿Ahora que hacemos?.

Siga estos pequeños consejos y nada le arruinará las vacaciones:

1.- Cuando esté haciendo su equipaje (maleta para facturar) o en su equipaje de mano o bolso si va en coche, no olvide meter en él, un buen cortauñas, un alicate de cortar cutículas (se pueden comprar en cualquier farmacia, parafarmacia, perfumería o grandes superficies, en algunos mercadillos callejeros también es posible encontrarlos), un dedal, unas pinzas de las cejas, cera de ortodoncia y chicle sin azúcar.

2.- Llevar siempre en el bolsillo o el bolso, cera de ortodoncia (de venta en farmacias), coloque la cera al menor roce y vuelva a colocarla una vez que se lave los dientes después de comer.

3.- Si no tiene acceso a cera de ortodoncia y algo le pincha, puede usar una pelotita de chicle sin azúcar o miga de pan, para paliar las molestias hasta que consiga cortar aquello que le molesta.

4.- Para cortar el arco (alambre), si algo pincha, ya sea al final del aparato o porque algún bracket se ha despegado y está suelto, se clava al hablar o al  comer, debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Localice el punto de roce
  • Corte el arco (alambre) con su alicate o cortauñas, delante y detrás del bracket suelto situando el alicate lo más cerca posible del siguiente bracket, a ser posible corte a ras para evitar un nuevo pincho.
  • El procedimiento es tan sencillo como cortarse las uñas, sin embargo es recomendable que el paciente mantenga los ojos cerrados y que el operador se coloque unas gafas para evitar que parte del aparato se introduzca en los ojos durante el proceso, una buena medida sería colocar miga de pan, chicle o cera de ortodoncia en el trozo a cortar para evitar que el niño se lo trague o que el pinchito salga volando.
  • Si el procedimiento anterior se lo hace un adulto a sí mismo, lo hará delante del espejo (si es de aumento mejor), con gafas a ser posible, bloqueando el trozo a cortar con chicle, miga de pan o cera.
  • Si el pincho o molestia persisten, debe retirar el arco cortándolo a trozos entre bracket y bracket, después, con ayuda de una pinzas de las cejas, vaya ayudando a retirar cada tramo de arco hasta que consiga retirar el arco por completo, en las muelas si no consigue retirarlo, empuje con el dedal el tramo de alambre y tire con las pinzas, desde el final del arco (la doblez) hacia atrás hasta que consiga sacarlo.
  • Si es usted el padre, la madre o el abuelo, mantenga la calma y transmita sensación de seguridad, confianza y serenidad a su hijo o nieto. Es importante que el niño se quede quieto para que usted pueda realizar la maniobra, explique que no le va a hacer daño, que lo que va a hacer es muy fácil y el alivio será inmediato, se convertirá en su héroe, salvará sus vacaciones y las de toda la familia!                                                                                                                                                       Cuando esté de vuelta de las vacaciones, llámenos, repondremos en la consulta todo lo que haya perdido.